Tipos de calzado para hacer ciclismo

Si bien hay personas que creen que cualquier zapatilla sirve para el ciclismo, la realidad es que, como toda disciplina deportiva, hay un tipo de calzado especial para los diferentes tipos de actividades que podamos hacer en bicicleta. Las características particulares de cada una varían para poder proveer las necesidades especiales requeridas para las diferentes superficies o tipos de rodados que uses.

Desde Rodado 26 vamos a contarte cuales son los diferentes tipos de calzados que hay en el mercado, a qué tipo de ciclismo pertenecen y que es lo que tenés que buscar cuando busques el indicado.

Zapatillas de montaña

Ideal para cuando salgas con tu MTB, la característica principal de la zapatilla para el ciclismo de montaña es la suela dura. Esta es necesaria para comenzar la inestabilidad del terreno por el cual vas a circular en tu bicicleta. La suela está hecha de goma, por lo cual no deja de ser flexible para adaptarse a tu pie. Las opciones de cierre en este tipo de calzado suelen ser cordones, velcro o ganchos. Si bien hay modelos que poseen otras características, como impermeabilidad o el doble sistema de agujeros, estos no son sumamente esenciales para el ciclismo de montaña y varían el precio del calzado.

Zapatillas de ruta

Este es el tipo de calzado ideal si tu intención es salir con tu bicicleta por caminos pavimentados. Las zapatillas para ciclismo de ruta son mucho más rígidas que las que tiene el de montaña. En esta disciplina estás pedaleando sobre un terreno liso, lo cual requiere más fuerza para acelerar y la suela rígida ayuda a que puedas transmitir más energía a tus piernas ya que la superficie rígida de la superficie te lo pide. Estas zapatillas tienen un sistema llamado “clipples” con el que podés engancharlas a los pedales y que estén bien sujetadas. El calzado de ruta suele tener buena ventilación y es ligero para poder adaptarse al pedal de la bicicleta.

Zapatillas para ciclismo urbano

Destinadas para quienes usan la bicicleta como medio de transporte urbano, este tipo de calzado es un híbrido entre las zapatillas deportivas y las utilizadas para senderismo. Es un calzado súmamente cómodo. Algunos modelos tienen aperturas para que el pie pueda respirar con más comodidad, lo cual hacen que se parezca a una sandalia.

Zapatillas para triatlon

Considerando que dos tercios de un triatlón requieren de calzado, es entendible que este calzado tenga características que lo diferencien de los otros mencionados en esta lista. Estas zapatillas son bastante similares a las utilizadas para el ciclismo en ruta. Las diferencias que tienen son mayormente relacionadas con el sistema de cierre, en este caso cuenta con cierres de velcro que se abren de afuera hacia adentro. El interior de este tipo de calzado suele ser de Gore-Tex u otro material que permita tanto la ventilación del pie como repeler el agua.

Zapatillas para spinning

Si bien no tiene que ver con el aire libre, el spinning es básicamente un tipo de ciclismo bajo techo. No es extraño ver personas que lo practican con zapatillas pensadas para el gimnasio, pero en realidad lo recomendable es utilizar un tipo de calzado pensado para esta disciplina. Las zapatillas para spinning son muy flexibles y aportan buena sujeción al pedal. Poseen tacos de goma que ayudan el andar y son sumamente cómodas.

Como podés ver, cada tipo de zapatilla está pensada para aportar una mejor experiencia en los diferente tipos de ciclismo.

Es verdad que podés salir con cualquier calzado que tengas, pero considerá reemplazarlo por alguno de los que comentamos anteriormente, así podés tener una experiencia aún más satisfactoria.