Cómo son las bicicletas inteligentes: el futuro del ciclismo

Recorrer lugares, entrenar o ir al trabajo en bicicleta en estos tiempos se ha vuelto algo tan cotidiano como habitual. El solo acto de pedalear y en simultáneo disfrutar del paisaje, el aire libre y los alrededores es parte de la cotidianidad de millones de personas en todo el planeta que optan por este medio de transporte económico y ecológico.

La creciente utilización de la bicicleta como medio de transporte diario, deportivo y turístico sumado al surgimiento de nuevas tecnologías, ha provocado la invención por parte de grandes firmas de las denominadas Smart bikes (Bicicletas inteligentes) que emergen como una alternativa para realizar menos esfuerzo y a la vez recorrer mayores trayectos.

En un futuro no muy lejano, los rodado incluirán elementos y diseños más innovadores que las harán más cómodas, firmes, seguras y, en especial, inteligentes. Gracias a la combinación de la bicicleta con la tecnología contemporánea se podrá alcanzar resultados más que interesantes en todos los compuestos de la bicicleta.

Cuadros y materiales

En relación a los compuestos de los cuadros de las bicicletas del futuro, la fibra de carbono sigue sumando adeptos de los cuales ninguno parece dar marcha atrás. Dicho material permite la generación de bicicletas más livianas y a la vez resistentes, dos condiciones vitales que han provocado de manera directa el surgimiento de las bicicletas eléctricas. Es por ello, que las baterías de mayor ligereza y autonomía van a ser las que marquen el camino del universo del ciclismo.

Además, las bicicletas del futuro dispondrán del titanio como otro de sus componentes más destacados. Su modelo e impresión en 3D da espacio a rodados inmensamente más livianos que las de aluminio y en algunos casos hasta seis veces más fuertes y resistentes a los golpes. Por otra parte, la impresión 3D otorgará un menor desperdicio de material y una flexibilidad superior para generar y a la vez diseñas nuevos tipos cuadros.

En la actualidad, es posible sumar parte de la tecnología de la Fórmula 1 a las bicicletas lo que permite la generación de cuadros de fibra hechos de basalto. El basalto, es un material que contiene un coeficiente de amortiguación más alto incluso que el carbono, lo que significa, qué será capaz de amortiguar mejor todo tipo de baches y así evitar que el ciclista se vea perjudicado.

Accesorios y otros componentes

En relación a los accesorios de las bicicletas del futuro, estas agregaran una transmisión más versátil con motores eléctricos que ayuden a lograr un pedaleo mejor y así evitar mayor cansancio. Ambos dispositivos no modificarán en absoluto la forma del rodado ya que se está elaborando en la actualidad el modo de disimular de manera estética toda la tecnología que sumarán las bicicletas del futuro.

Por otra parte, las bicicletas inteligentes contarán con prototipos sobre rodados conectados, así como también sensores para poder detectar la luz solar y bicis con la capacidad de activar intermitentes según las pretensiones del ciclista previo a girar de un lado u a otro. Además de todo lo mencionado, se está trabajando en la invención de un sistema para evitar las salpicaduras de la rueda trasera que tantas molestias generan a los ciclistas que van al trabajo.
De la mano de los avances tecnológicos en todos sus niveles, el futuro de los rodados contará con grandes avances que como fin central tendrán mejorar la experiencia de todos los ciclistas a lo largo y a lo ancho del mundo.