¿Cómo debe ser la alimentación de un ciclista?

El ciclismo es una disciplina bastante exigente debido a que nos obliga a enfrentar toda clase de ritmos de pedaleo durante un prolongado lapso de tiempo además de hacernos subir y bajar todo tipo de pendientes en variadas superficies. Por tal razón, la dieta y alimentación de un ciclista debe disponer de una nutrición equilibrada con un control del gasto energético, indispensable para mantener una actividad ciclista ciento por ciento óptima.
En el día a día, la alimentación de un ciclista representa un gran aporte en el rendimiento así como también la hidratación que nos ayuda a evitar pérdidas de líquidos y minerales.
Desde nuestro blog, te sugerimos algunas cuestiones que deberías tener en cuenta, que el tiempo mínimo entre tu última comida y la pedaleada debe ser de al menos tres horas, para así evitar problemas de digestión o falta de energía. Por ello, te recomendamos un desayuno liviano, alto en glúcidos que son las frutas, los cereales, los lácteos la miel, el jamón, el queso o las infusiones como él te o el café.
En lo netamente relacionado a las proteínas, éstas favorecen a la recuperación de los músculos, sin embargo, su aporte energético a lo largo del ejercicio es residual. Por tanto, es importante que las ingieras después de haber realizado tu jornada ciclista.

Atento al alcohol

Las bebidas alcohólicas están presente en nuestra vida social muy a menudo, por lo que representan un potencial aporte de calorías huecas sin valor nutricional. Como ciclista, debes tener en consideración que el alcohol absorbe tanto de vitaminas como minerales que indefectiblemente terminarán provocando un daño en el hígado, los riñones, las neuronas y desembocando en la misma deshidratación.

Presta atención a los tiempos

Al igual que un motor de auto, nuestro cuerpo necesita de combustible para poder afrontar todo tipo de recorridos. La alimentación de un ciclista variará de acuerdo a la carga horaria de tu experiencia y es por ello que debes saber y reconocer todo sobre tus gastos energéticos.

  • Salidas de 1 hora y media: En una excursión o jornada de entrenamiento de corta duración no debes padecer de falta de alimentos sólidos durante el ejercicio, debido a que nuestro organismo debe disponer de reservas necesarias en los depósitos de energía de consumo veloz, lo que representa que los glúcidos están alojados en la sangre así como también los músculos y el hígado. Para una mejor experiencia ciclista, lo más recomendable es recuperar los líquidos cedidos, tomando agua en pequeñas cantidades de 100 a 150 ml cada 20 minutos aproximadamente.
  • Salidas de más de 1 hora y media: En caso de tener que afrontar una excursión o jornada ciclista de más de 90 minutos es vital que puedas prevenir algún inconveniente, por lo que es necesario balancear el desgaste energético.

Los alimentos ideales son los que otorgan energía de manera óptima y se logran digerir velozmente. También, es recomendable dentro de la alimentación de un ciclista alternar agua con bebidas isotónicas que tengan hidratos de carbono.

Otro punto a tener en cuenta en este tipo de experiencias es la ingesta de frutas desecadas como pasas, mangos, dátiles y manzanas.

Desde Rodado26, esperamos que estos consejos sean de gran utilidad!!!