Cómo evitar estafas al comprar una MTB usada

No necesitas tener una bicicleta nueva para salir a recorrer nuevos caminos. Si bien lo mejor es ir por una MTB sin estrenar, hay veces que el presupuesto no alcanza. Comprar una bicicleta usada es también una muy buena opción ya que, si esta está bien cuidada, va a darte la tranquilidad de saber que contas con un rodado que ya tiene camino recorrido.

Pero lamentablemente, hay personas que han comprado bicicletas robadas o en malas condiciones. Desde Rodado 26 queremos que no tengas dudas a la hora de comprar una MTB usada y te contamos algunos consejos para que te des cuenta si lo que te están ofreciendo es demasiado bueno para ser real.

El precio es demasiado barato

Recorriendo internet podés llegar a encontrar publicaciones de venta donde hay mountain bike demasiado baratas. Si alguna vez compraste o vendiste en alguna de las páginas de compraventa de usados sabés que el precio que se le pone a un artículo no debería ser muy cercano al mismo artículo cuando está nuevo.

Y si bien hay casos donde una persona lamentablemente debe vender su MTB de apuro debido a una complicación económica o porque tal vez se muda de ciudad o de país, hay otros donde puede tratarse de una bicicleta robada y el precio bajo es para sacársela de encima lo más rápido posible. La mejor manera de darte cuenta si el usuario es sospechoso es chequear el perfil y ver si tiene otras publicaciones activas, un historial de ventas y comentarios de alguno de los compradores, esto te dará seguridad a la hora de realizar la compra.

La foto de la publicación a veces no suele ser la de la bicicleta a la venta

Esto aplica a cualquier producto que puedas comprar. Cuando se crea una publicación, las páginas de compraventa de usados piden que se acompañen con una foto del producto a vender.

Hay veces que, en vez de publicar una imagen de la bicicleta que está vendiendo, se ve una de catálogo. Te vas a dar cuenta fácil de eso, porque la foto está claramente sacada en estudio con fondo blanco o de algún color y la bicicleta no tiene detalles de uso. Tratá de comprar si el aviso tiene la imagen del mismo rodado que se va a vender. Estas fotos no serán tan estéticas, pero vas a ver exactamente el rodado que se está vendiendo y no vas a tener ninguna una sorpresa cuando la retires.

Ninguna pregunta está de demás

Siempre es mejor que te saques cualquier duda antes de hacer una oferta. No tengas miedo en hacer preguntas como “¿Cuándo la compraste?”, “¿Donde la compraste?” “¿Si la usaba para realizar tours?” o incluso “¿Por qué la estás vendiendo?”. Mientras mas preguntas hagas, va a ser más fácil darte cuenta si se trata de una MTB robada, una que tiene fallas o si es lo que estás buscando.

Pedí alguna prueba de que la bicicleta es de quien la venda

Las preguntas pueden darte indicios que la MTB es de quien la está vendiendo, pero eso no significa que las respuestas sean concluyentes. Pedile si puede pasarte una foto la boleta de compra original. No siempre la tienen, porque muchas veces se tira o no lo tienen a mano.

La otra opción es pedirle al vendedor alguna foto en la que esté con la bicicleta. Eso va a dar a entender que el rodado es definitivamente suyo y te va a dejar con más tranquilidad.

Usa las redes sociales para consultar

Una de las grandes ventajas de las redes sociales es que la gente se solidariza con personas que jamás conocieron. Muchas veces vemos posteos donde alguien cuenta que le robaron la bicicleta y viene acompañado de una foto de la misma. Incluso, en redes sociales como Facebook, hay grupos donde se publican estas imágenes para que puedas identificar si te están vendiendo algo robado. Si sentís que la MTB que te ofrecen puede ser robada, revisá alguno de estos grupos para tener la seguridad para ver no aparece alguna foto.

En caso de que hayamos tomado estos recaudos y aún no te sientas cómodo, lo mejor es que no hagas la compra. Después de todo, va a ser tu MTB y tenés que sentirte cómodo con ella desde el primer momento.