Calambres en la bici: ¿Qué podemos hacer si ocurren?

Hacer cualquier tipo de ejercicio física implica que nuestro cuerpo va a estar haciendo un esfuerzo constante y andar en bicicleta no es una excepción. Uno de los problemas más comunes entre los ciclistas son los calambres musculares que pueden atacar en medio de una salida en bici, causando un dolor molesto que impide continuar el pedaleo.

Estos calambres son un problema tanto para los ciclistas que necesitan mantener entrenar manteniendo un ritmo constante como para quienes andan en bicicleta de manera recreativa. Desde Rodado26 queremos ayudarte a que los calambres no sean un problema durante tus ejercicios diarios y vamos a mostrarte algunas maneras para evitar que tengas calambre.

¿Como suceden los calambres?

Un calambre muscular sucede cuando un músculo se tensiona sin intención y no puede relajarse. No se sabe a ciencia cierta cómo se generan. Una teoría indica que se debe a la acumulación de ácido láctico, un compuesto químico que tiene influencia en el cansancio muscular. Otra teoría indica que el esfuerzo físico hace que disminuyan las cantidades de ATP (molécula usada por las células para intercambiar energía) y magnesio del cuerpo y la miosina, proteína necesaria para la relajación de los músculos, no pueda desprenderse.

Sin embargo, la teoría más aceptada es la que indica que los calambres son causados por la sobreexcitación de las motoneuronas y pérdida de líquidos de una zona corporal, provocando una disminución de señales inhibidoras por parte del sistema nervioso central

Combatir los calambres

Los calambres que suceden al andar en bicicleta suelen ser diferentes a los que puede tener alguien que hace running u otra actividad física. Las zonas afectadas suelen ser el vasto interno, los abductores y los gemelos. Si salís con tu bici y el ejercicio que realizás es mayor al que estás acostumbrado los calambres van a ser inevitables, pero hay maneras de retrasar su aparición.

HIDRATACIÓN

Siempre recordamos que la hidratación es uno de los puntos que no tienen que faltar cuando salís a andar en bicicleta. Y uno de los motivos por el cual es tan importante es que es una aliada para evitar calambres. Las bebidas isotónicas tienen una concentración alta de sales minerales que van a permitir compensar lo que perdés durante el ejercicio. Lo recomendable cuando salís en bici es que tomes medio litro de agua o bebida isotónica por cada 30 minutos de pedaleo, a partir de la segunda hora de actividad.

LA ALIMENTACIÓN ES CLAVE

Evitar un calambre no es algo que se deba hacer sólo cuando estamos arriba de la bici. Una alimentación saludable antes y después del ejercicio. Las comidas tienen que ser variadas y lo mejor es que incluir contenidos altos de potasio, magnesio y calcio. Es recomendable consumir banana antes y después de realizar un esfuerzo físico alto ya que esta contiene altas cantidades de potasio.

Otros alimentos que pueden ayudar a evitar molestias musculares al andar en bicicleta son los frutos secos, las legumbres, los cereales integrales y el pescado.

EVITÁ LA CAFEÍNA

Este es un punto difícil para las personas que hacen ejercicio y consumen grandes cantidades de café o gaseosa cola. La cafeína altera varias partes del organismo incluyendo el sistema muscular, por lo cual existe el riesgo de que tengas una contracción muscular a la hora de andar en bicicleta.

ELONGÁ SIEMPRE

Nunca descuides tus músculos a la hora de andar en bicicleta. Así como sucede con cualquier ejercicio, tenés que tomarte un momento para estirar antes y después de subirte a la bici. Y si convertís el ciclismo en algo habitual, recordá visitar un kinesiólogo cada tanto para que tu cuerpo esté en condiciones óptimas.

Estas sugerencias van a ayudarte a evitar que los calambres se aparezcan de manera recurrente cuando salís a andar en bicicleta. Como en cualquier ejercicio, cuidar tu cuerpo va a ser la mejor manera de que tu cuerpo no se sobrecargue y te impida disfrutar de tu bici.