5 cosas que tenes que hacer despues de una caida en bicicleta

Para aprender a levantarse hay que caerse y en el ciclismo te vas a caer mucho más de lo que pensás. Cuando empezás a andar en bici, cuando estás empezando en algunas de las especialidades del ciclismo e incluso en días que no estás bien es muy probable que termines en el piso. Nadie es perfecto, ni siquiera el ciclista más experimentado es ajeno a algunas caídas de tanto en tanto.

Como no es vergüenza perder el control mientras andás en bici, desde Rodado26 queremos contarte las cinco cosas que tenés que hacer si te caés de tu bicicleta. El ciclismo puede ser cruel a veces, lo importante es saber qué hacer después.

Tomalo con calma

Ya estás en el piso. No pudiste evitar la caída y ahora tenés que reincorporarte. Lo primero que tenés que hacer antes de volver a andar en bici es asegurarte que no tengas ninguna lesión importante. Movete a un costado de la ruta y caminá un poco para asegurarte que no tengas molestias en tus huesos o articulaciones que signifiquen una fractura o fisura. Mové los brazos en todas las direcciones posibles, mové el cuello para ambos lados.

Asegurate también que no tengas ninguna herida o corte por el cual estés sangrando sin parar.

Tené en cuenta que las endorfinas se te deben haber disparado por el golpe, asi que tomate el pedaleo con calma porque lo que no te duela ahora puede molestarte más adelante. El ciclismo es divertido, pero tenés que tratarlo con el respeto que se merece.

Qué hacer en caso de que el golpe haya sido grave

La revisión inicial puede haberte dejado con dudas. Por eso, antes de que siga la jornada de ciclismo, tenés que verificar que no hayas sufrido algo grave. Si cuando estabas andando en bici no te soltaste de ella, es muy probable que te hayas golpeado la cabeza cuando caíste al piso. Para descartar que hayas sufrido de una contusión, asegurate no sentirte desorientado, con un dolor fuerte de cabeza y mareo. Verificá que tu casco no tenga fisuras o pliegues en el polietileno y, en caso de que presente algo de eso, andá a ver a un médico lo más rápido que puedas. Una conmoción cerebral es mucho más grave y va a afectar la manera en la que tu cerebro funciona.

Puede llevar a dolores de cabeza, cambios en la lucidez mental o pérdida del conocimiento. Es probable que te sientas desorientado y confundido, así que si perdés la noción de donde estás, tenés problemas de equilibrio, o escuchás un zumbido es muy probable que tengas una lesión. Eso significa también que vas a tener que ir a ver a un médico de inmediato antes de que pienses volver a andar en bici. Por último, revisá que no tengas dificultad o dolor al mover tu cuello. En caso de que suceda, podés haber sufrido un esguince de cervicales.

Estos no son graves, pero pueden darte mucho dolor y generar otros problemas si no se los tratan a tiempo. En caso de que sientas alguna de estas cosas o no estés seguro, lo mejor es siempre ir a la guardia más cercana y asegurarte que estés bien. El ciclismo es importante, pero tu salud es mucho más.

 

Verifica que todo este en su lugar

Ya comprobaste que tu cuerpo esté todo en su lugar, es hora de ver si se puede decir lo mismo de tu bicicleta. Comprobá que la posición de las palancas de freno y los controles de los cambios tengan la posición correcta, en general podés acomodarlos sin necesidad de herramientas. Después fijate que la cadena de transmisión no esté trabada ni haya eslabones rotos. Por último, pero no menos importante, comprobá que el asiento esté derecho y no se salga del tubo. El ciclismo precisa que todo esté a la perfección, así que incluso si encontrás todo en su lugar sería recomendable que lleves tu bici a un taller para que hagan un ajuste más minucioso.

 

Revisa las ruedas

En general las ruedas son las que sienten más el impacto durante los accidentes de ciclismo, así que lo mejor es chequear que las cámaras todavía tengan aire, que no se hayan roto o doblado los rayos y que los aros no estén golpeados. No vas a poder andar en bici si no tenés las ruedas en condiciones.

Comproba el estado del cuadro

Lo último que queda es revisar es si el cuadro recibió algún daño. Revisá si tiene rayones, fisuras, abolladuras, e incluso partes desoldadas. Si tu cuadro es de fibra de carbono tenés que estar mucho más atento a las fisuras, ya que pueden agrandarse aún más mientras andás en bici.

Como dijimos al principio, los accidentes pueden suceder y caerse mientras andás en bici no es ninguna vergüenza. Por eso en Rodado26 queremos que, en caso que suceda, tengas las herramientas necesarias para que no sea motivo para que tengas que dejar el ciclismo de lado por un tiempo.